Petroglyph of Coto de Negros 6

Peña exenta encontrada en un parapeto al N del Castro de Negros.
Se trata de una roca desplazada a la parte superior del parapeto que circunda la zona N y NE del Castro. Una peña caída de las laderas y desplazada luego hacia este lugar, en este momento aparece semienterrada en el parapeto.
Altura 1.20 m.; anchura 0.87 m.; y 0.65 de grosor.

Tiene forma ovoide con un “pezón” destacado en la parte superior. Este abultamiento natural de la roca, orientado mirando hacia el castro, está enmarcado por diferentes rasgos y líneas que rodean la roca en algún caso.

Un rasgo profundo en forma de media luna o creciente lunar rodea la protuberancia natural, destacando este abultamiento.
Por debajo hasta cuatro líneas paralelas, pero no equidistantes, rodean la piedra y giran haciendo un dibujo indefinido. Por la trasera de la piedra (la parte que da al N) aparecen varios rasgos que la rodean, contamos hasta 6 líneas, hasta la parte que aparece semienterrada.
Los rasgos de grabado son más anchos y profundos que los rasgos de los petróglifos del Bronce Antiguo.

 

La existencia de una torre eléctrica cerca (a unos 20 m. al N) y de un camino situado sobre el foso del Castro, que pudiera haber sido reformado recientemente para la colocación de la torre, hizo que se considerara la posibilidad de que la piedra fuera desplazada a este lugar mediante una excavadora y que las marcas derivaran de la acción de los dientes de la máquina por efecto de su desplazamiento. En contraposición a esto, el hecho de que las líneas no sean paralelas (cómo ocurriría en el caso de dientes de máquina excavadora); de que rodeen el “pezón” natural de la parte superior de la peña; de que rodeen además la roca por completo y que alguno de ellos de la vuelta por la cara principal, mirando hacia el Castro; y además el hecho de que no aparezcan otras rocas con semejantes marcas entre las colocadas en el parapeto, no resulta casual y apunta a una factura intencionada.

La consulta a diferentes investigadores e investigadoras para conocer su opinión: Ramón Fábregas, Catedrático de Prehistoria de la USC; Manuel Rey, Director del Parque Arqueolóxico de Campo Lameiro; y Josefa Rey, profesora de Prehistoria de la USC y especializada en Castrexo, entre otros, que se desplazaron hasta el lugar y que mostraron su opinión de estar ante un resto prehistórico asociado con el Castro de Negros parece confirmar la teoría de su cronología prehistórica.

Un Ídolo Menhir?, una roca de demarcación territorial?; un grabado rupestre simbólico?...

 

Creditos