LA RUTA DE LOS PETROGLIFOS

Petroglifos - ruta 2 1. Mound do Rei
2. Necrópolis de Chan da Cruz, Mounds nº 19, 20, 15 e 6
3. Necrópolis de Chan da Cruz, Mounds 9 e 10
4. Necrópolis de Chan da Cruz Mound 2 e 3, destruída
5. Petroglifos deChan da Cruz
6. Petroglifos deCoto da Rola
7. Petroglifos deAs Porteliñas
8. Túmulo deChan Chan do Rato
9. Petroglifos deChan do Rato
10. Petroglifos dePoza da Lagoa
11. Mound ofs Teixugueiras
12. Mound e petróglifos de Coto Fenteira
13. Petroglifos deCoto do Corno
14. Petroglifos deCastro de Negros
15. Castro de Negros
1. Mound do Rei
16. Túmulo deChan Chan da Cruz 23
17. Túmulo deChan Chan da Cruz 24
18. Túmulo deChan Chan da Cruz 26
19. Túmulo deChan Chan da Cruz 29
20. Túmulo deChan Chan da Cruz 31
21. Mounds das Pedras dos Picos 1 e 2
22. Mound 2 do Parque Forestal do Vixiador
23. Mound 1 de Castro Ferreiro
24. Mounds 2 e 3 de Castro Ferreiro

 

 

 

Tenemos que recordar que NO SE PUEDEN PINTAR, NI RAYAR LOS PETROGLIFOS, para poder verlos con más definición y claridad es mejor acudir a las horas en las que la luz les da de manera rasante (para así abatir la sombra sobre el grabado), al amanecer o al atardecer.

Desde A Mámoa do Rei realizamos un recorrido circular comenzando en los petroglifos de Chan da Cruz, con buenas representaciones de combinaciones circulares cristianizadas por una gran cruz grabada en tiempos históricos sobre su soporte. No es casual que entre la vecindad de la zona se cuente que la Santa Compaña pasaba por el camino de acceso a Chan da Cruz sabiendo que aquí hay un yacimiento arqueológico de estas características.

Nos dirigimos desde Chan da Cruz hacia el norte y pasamos junto a los petroglifos de Coto da Rola, en este lugar hay numerosas rocas con grabados, en muy mal estado por los trabajos de cantería tradicional que rompieron las rocas. De nuevo son las combinaciones circulares y las cazoletas los motivos principales.

Caminando entre bosques de eucaliptos y pinos subimos hasta el Alto das Porteliñas, una gran losa grabada nos recibe, orientada al atardecer y repleta de grabados abstractos con círculos, líneas, puntos, y los primeros molinos naviculares. Una de las características que más llama la atención sobre la investigación son sus emplazamientos; para el caso de Monte Penide parece que la situación está relacionada con lugares de muy buena visibilidad y control sobre su espacio inmediato, junto a caminos y orientados hacia la vista panorámica de su contorno.

Descendemos luego un escalón, hasta la plataforma llana que está por debajo, hasta Chan do Rato, donde se repiten las combinaciones circulares y de nuevo con vistas espectaculares…

Y más al Noroeste el conocido yacimiento de grabados de Poza da Lagoa. En este lugar con un topónimo asociado a la existencia de manantiales, encontramos varias peñas con representaciones, la más destacada está formada por grabados de armas: puñales y alabardas con una clara adscripción cronológica en los comienzos de la Edad del Bronce. Todo envuelto entre líneas y signos abstractos de los que se nos escapa la comprensión.

Petroglifos de Coto da Rola

 

A pocos metros de esta roca encontramos otros grabados, entre los que cabría destacar el conocido como “El Peine”… No deja de ser una escena ecuestre en la que un par de personas, hombres, según lo que podría ser su sexo marcado, representados de manera muy esquemática, como un garabato infantil, aparecen situados sobre un caballo, aun más esquemático, unas líneas que la sabiduría popular interpretó como un “peine”. Parece además, por el tipo de surco y los motivos representados, que el grabado pudiera estar realizado con un instrumento metálico lo que le daría una cronología más reciente, algunos autores dicen incluso que histórica.

Animamos a las personas que se acerquen a Penide a bajar hacia O Coto da Fenteira, aprovechando la visita a la mámoa y el yacimiento de hábitat aquí localizado podrán ver unas vistas impresionantes sobre San Simón, Rande y la ría de Vigo en general. En esta zona hay diferentes rocas grabadas, algunas perdidas desde que se inventariaron, otras representando de nuevo círculos y puntos.

Volviendo hacia el Sur y rodeando el Alto de Penide en dirección Sureste nos acercamos al lugar de Coto do Corno; debajo de una torreta de alta tensión encontramos los petroglifos, y es fácil ver los puntos, líneas y las combinaciones circulares, algunas de gran complejidad y tamaño, y no tan fácil una representación de un ciervo, muy desgastada y poco apreciable.

Y ya volviendo hacia el Sur los petroglifos del Coto del Castro o Castro de Negros.

LEYENDAS Y TRADICIONES

Sobre la roca de Chan da Cruz, está la gran cruz grabada que da nombre a todo este lugar. Su disposición como antigua división parroquial lleva asociada una leyenda que sobrecoge por su dimensión y significación.

En los caminos parroquiales que rodean este lugar se conserva la tradición de las procesiones de ánimas, la Compaña. Esta procesión sale en las noches en que muere alguna persona en una de las parroquias que aquí se sitúan. Cada parroquia tiene su Compaña de ánimas. Con cada procesión de almas va siempre una persona viva de la propia parroquia, delante de la comitiva de espíritus. Cuentan las historias recogidas que cuando va a salir la Compaña, cerca de la media noche, esa persona viva se yergue de la cama (antes la gente se acostaba mucho más temprano, se recogía cuándo se hacía de noche) y se dirige, como sonámbula, hasta Chan da Cruz y se sienta sobre la roca, al lado de la gran cruz grabada, aguardando a que venga la procesión de almas por el camino de su parroquia hasta este lugar. En cuanto llega, se levanta y se pone delante de la comitiva portando alguno de los elementos que tradicionalmente lleva consigo (un caldero con hisopo, una cruz…) y van caminando hasta la casa del difunto para recoger su alma.

Grabados rupestres vinculados con leyendas de procesiones de ánimas. ¿Tendrán alguna relación real en su significación original, y que la leyenda transmite como tradición?

 

Petroglifos de Poza da Lagoa

 

 

 

Creditos